Volunteer for Yes on Prop 37

We're proud that over one million Californians support the right to know what we eat and feed our families - but in order for Proposition 37 to pass in November, we need your help.

No matter where you are in the state or the country, you can be part of this historic campaign by volunteering today.

There are so many ways to help – from inviting your friends to join us, hosting a house party, spreading the word at work, school or church, making phone calls, sending emails and many other ways. Will you join the nearly 10,000 Californians who have already taken the extra step of signing up to volunteer?

Will you volunteer?

Like this to encourage your friends to volunteer.

Showing 4115 reactions

commented 2016-05-03 01:14:43 -0700
Hello, Thank You for making me a volunteer. I am a blogger and i blog at Movie Review Spy
wants to volunteer 2016-05-03 01:14:43 -0700
signed up for volunteer 2016-05-03 01:14:43 -0700
commented 2016-05-02 21:28:36 -0700
wants to volunteer 2016-05-02 21:28:36 -0700
commented 2016-05-02 15:32:03 -0700
Era una mañana asaz ajetreada en el liceo. La Consejería de Educación había decidido, por fin, enviarnos el material nuevo que tanto necesitábamos, y llevábamos unos días de trámites burocráticos: allá no podía faltar ni una poltrona. Como caudillo de estudios estaba demasiado ocupado cuando entré en el despacho para buscar unos papeles y la encontré esperándome.

No era la primera vez que la veía en mi despacho sino que formaba parte de los habituales, el arquetipo de colegial que desesperan a los profesores que, no sabiendo qué hacer, los menos imaginativos y los más perezosos me los envían para que les dé una charla, tanto si eso fuera a servir de poco. La primera vez que entran en mi despacho, todos llegan demasiado asustados y temblando antílope mí, como si guardara un zurriago en uno de mis cajones en el tiempo que es verdaderamente corto lo que puedo hacer. Luego repiten y se acostumbran y escuchan mis sucesivas charlas con fastidio; y yo me aburro más que ellos, porque la disciplina se ha relajado de una forma que es difícil de imaginar.

La mayoría de esos educando problemáticos son chicos pero alguna chica hay y a través de esas excepciones a ella la recordaré invariablemente. Había sido alumna mía de literatura y por esto sé que estaba en segundo o tercero de Bup. Las hormonas de los adolescentes se revuelven y se vuelven difíciles de controlar. Por si esto no fuera suficiente, están las chicas tanto Carolina para provocarles aún más.

Alguno me dirá que debería ser más complaciente pero es que creo que hay demasiada permisividad actualmente en alba. Carolina era una chica descarada y que simplemente no quería respetar las normas.

Prometía convertirse una mujer hermosa y desde luego no se andaba con reparos para demostrarlo. Sólo había que ver como vestía, con unos calzones que no podían ser más cortos exento perder la decencia, alguna camiseta enseñando bien el ombligo y los hombros, un adorno algo agitado y maquillada a menudo. ¡Menudas formas para venir al colegio! Claro, menos aún puedes decir nadie porque dirán enseguida que eres un carcamal, pero es que yo no puedo aprobar tanta indecencia.

Y hoy en día la tenía allende, sentada delante de mí y con cara de fastidio mientras esperaba que le echase el sermón correspondiente. Apenas me miró en el momento que entré sino que jugueteaba con un bolígrafo. Así era ella. pornos
a title=gay href=http://www.videospornos.net/gays/>pornos gay
morenas pornos
sexo fuerte
pornos maduras
pornos
videos pornos
sexo en publico
pornos anales
incestos
vídeos amateur
videos porno anal
castings xxx
porno mamadas
videos de tetas
selfie porno
videosporno
jovencitas
wants to volunteer 2016-05-02 15:32:02 -0700
commented 2016-05-02 15:30:35 -0700
wants to volunteer 2016-05-02 15:30:35 -0700
commented 2016-05-02 15:23:40 -0700
En ese momento su boca se agitó sobre mi miembro, que aún seguía increíblemente duro. Lo sacó paulatinamente, mientras gemía con fuerza, abriendo la boca que aún conservaba un color albino índice de lo que acababa de pasar. Debió correrse con la misma fuerza que yo un minuto precedentemente, porque vi todo su cuerpo temblar, para acto seguido caer hacia delante sobre mis muslos. Aquella chica era placer en estado puro. Su ondulada melena me cosquilleó unos segundos los testículos.

Después se incorporó paulatinamente, apoyó una mano en mi pecho y empujó haciéndome caer de espaldas sobre la piltra. Se recostó sobre mi pecho y acercó su mano diestra a mi cara. Estaba mojada y percibí su delicioso bálsamo. Aquellos húmedos corazón acariciaron todo el contorno de mis labios, introduciéndose poco a exiguo a través de ellos. Con los ojos cerrados me deleité saboreando sus fluidos íntimos, sutilmente ácidos pero deliciosos. En compendio, Eva era una tentación para todos y cada uno de los cinco sentidos.

Cuando hube dejado sus extremo bien limpios giré la cabeza y besé con suavidad aquellos labios. Todos los temores que me asaltaban horas precedentemente habían desaparecido, siendo sustituidos por una placentera y serena seguridad. Fue aquella confianza la que me llevó a decir, mientras acariciaba su espalda:

Eres genial, Eva. Y la tarde no ha hecho más que empezar, heno demostrarte todas las habilidades que tengo.

¿A qué te refieres? –preguntó ella, con tono serio.

Pues ahora conoces... –respondí, dando por supuesto que ella bromeaba-. A que pienso hacerte el apego hasta que caigamos muertos.

Lo siento, pero eso no puede ser –objetó, separándose con diligencia de mi lado.

Se sentó en la cama, valla de mí, pero rompiendo el contacto que había dentro nuestras pieles. No dije nada, limitándome a seguir su cuerpo con la mirada, e imagino que con cara de no entender carencia. Su aspecto se había puesto serio y decidido. Se colocó de nuevo las lentes, que estaban sobre la cama (no me había dado cuenta de ese detalle) y dijo:

Verás, no puedo hacerlo, hay un problema...

¿Un problema?

Sí, soy virgen, no podemos hacerlo.

¡¿Qué eres qué.....?! –pude decir gamuza aquellas palabras que me habían sentado a modo un mazazo en la cerviz.

Lo soy, por extraño que pueda parecerte y no pasto dejar de serlo, al menos por ahorita.

En ese momento el techo se me caldo sobre. Traté de evocar la edad de ella, pero no pude. Supongo que me lo había dicho pero en ese momento mi mente estaba bloqueada. Aún así no era ninguna chica, poco más joven que yo, pero desde luego que pasaba de los 25. De nuevo las palabras no me salían y tuve que esforzarme para decir, con tono abatido, lo consecuente:

Pero ¿y tu enamorado...?

Él me comprende y sabe esperarme. Cuándo tenga que pasar pasará y pasara con él, por supuesto –replicó, en tono duro.

Pensé en discrepar poco, inclusive en suplicar, ahora que esa chica me volvía loco. Pero ella se adelantó a mis posibles ruegos, tanto si los intuyera.

No insistas, por favor. No puede ser. Es mejor que me vaya ya.

Ni aunque fui capaz de pedirle que no se fuese. Aquel súbito golpe me había dejado desprovisto posibilidad de reacción. Se vistió con tranquilidad, tomándose el espacio preciso con cada prenda. Sentado en la catre solo podía ver a modo aquel cuerpo pasaba de alojarse desnudo, a lucir una bonita ropaje interior, hasta acabar íntegramente ropaje. Cogió su bolso negro, lo colgó al hombro con distinción y dijo simplemente.

Adiós.

¿No quieres que te lleve? –pude decir, no sé si tratando de ser caballeroso o si intentando apurar mi última oportunidad.

No, tomaré un taxi –fue su autoritario respuesta, que no admitía réplica alguna.

Eso efectivamente, en medio de la desengaño que me invadía, aún pude tomarme una pequeña y mezquina desquite. En el momento que ella se inclinó para darme un besuqueo en la mejilla, aparté la cara y me levanté para vestirme. Se me habían quitado las ganas de aquellos labios, la aseveración. O parecido vez era que no quería torturarme más. No lo sé. El cuestión es que ella se fue, aunque realmente se había ido de mi vida unos minutos primeramente. El chasquido de la entrada al cerrarse mientras me abrochaba la corchete del cinturón solo certificó el estado de cosas.

Era una de esas veces en las que no sabes si te sientes aliviado, jodido o rojo. De golpe miré al ordenador situado plácidamente en su borde de constantemente. Sentí fuertes tentaciones de arrojarlo por la cristalera, cables incluidos, pero me contuve. Tampoco era entidad de acabar en delegación por daños a las cosas o por lesiones a las personas... En fin, aquellos labios fueron bonitos... mientras duraron. Seguro que medio mundo envidiaría lo que a mí me dieron, la autenticidad. Pero me habían dejado mucho tocado, pero que muy tocado. En fin, tendría que plantearme seriamente no usar el messenger en una buena etapa.
rubias
wants to volunteer 2016-05-02 15:23:39 -0700
commented 2016-05-02 10:21:44 -0700
wants to volunteer 2016-05-02 10:21:44 -0700
commented 2016-05-02 02:37:20 -0700
wants to volunteer 2016-05-02 02:37:20 -0700
commented 2016-05-01 22:21:25 -0700
wants to volunteer 2016-05-01 22:21:24 -0700
2016-05-01 22:03:56 -0700
2016-05-01 22:03:56 -0700
2016-05-01 22:02:00 -0700
2016-05-01 22:02:00 -0700
canceled phone banker 2016-05-01 22:02:00 -0700
wants to volunteer 2016-05-01 21:59:20 -0700
signed up for phone banker 2016-05-01 21:59:20 -0700
canceled volunteer 2016-05-01 21:59:20 -0700
2016-05-01 21:39:55 -0700
2016-05-01 21:39:55 -0700
2016-05-01 14:01:07 -0700
2016-05-01 14:01:07 -0700
2016-05-01 09:41:05 -0700